la ‘tele’ de pedro